Que hacer para chats

En el amor no hay nada escrito, y menos en Cuba, donde la gente es sensual, zalamera y enamorada. Seducir al cubano es difícil, porque por lo general es el cubano quien seduce, y eso vale para ambos sexos: extrovertidos, seguros de sí y sin demasiados prejuicios, los hijos de esta tierra no reprimen sus pasiones, y cuando alguien les gusta, lo hacen saber. Para empezar, la cubana no cree en donjuanes ni en príncipes azules. Sabe darse su lugar y exige respeto, sinceridad y detalles; no perdona la inercia, le aburre la comodidad y necesita ser desafiada. El pelele nada tiene que buscar con una mujer cubana. Dicen los viejos que hay que piropear a todas las mujeres: la que no cae, te lo agradece.

861862863864865866867

No hay comentarios

Mandar un comentario