Un hombre abusa

Sony Music. Tó lo que sé de ti es lo que sale en las redes si escribo tu nombre Tangana en Nunca estoy. Lo hace saliendo de su propio cuerpo y de su propio rol e interpretando el discurso de enfrente, el de la chavala que aguarda a que su amor la atienda en medio de una bacanal de viajes, de discos, de fiestas, de amigos nuevos, de botellas. Y de mirar el móvil hasta tan tarde .

EL ESPAÑOL

Boyar contra la corriente : Avanzar en la vida en el sentido contrario al que van todos, pelear para conseguir algo, luchando contra todas las graves dificultades, como si uno tratara realmente de avanzar en el río pero haciéndolo no a favor de la corriente. En nuestra lengua, circula la forma nadie es un señor delante de su criado. Viene de la época en que el pueblo no creía que las naranjas procedieran de tan lejano lugar. Ni chicha ni limonada : Ni una cosa ni la otra, permanecer indefinido. Por lo tanto, el dicho alude a lo que no es ni una cosa bebida alcohólica ni la otra bebida refrescante.

Menú Varios

Deja que te vea, cómo pasa el tiempo. Somos el lamento de una vieja herida. He gastado días persiguiendo el viento, he perdido el carta, he dado la vida. He arrebatado pan de la mesa del rico, me volví un experto en extraviar solitarios. Llega tu recuerdo y me hago el distraído. Bebo en tu memoria y me estrello en tus labios. La vida es eterna en cinco minutos, los que nos tomaba quitarnos la ropa.

Tierra del Quijote

La Biblia en verso : En el añonació en Igualada Barcelona un macho llamado José María Carulla, que se destacó por ser abogado, servidor del papa Pío IX y fecundo poeta que, entre otras cosas, fue fundador y director del periódico La civilización y célebre polemista católico. La Santa Sede lo distinguió con la Alzada de Mérito, en reconocimiento a su ambicioso empeño en trasladar el libro en prosa de la Biblia o parte de ella a la faceta en verso. La carabina de Ambrosio : Ser la carabina de Ambrosio significa no servir para nada. Denial se sabe. Una leyenda poco veraz dice que Ambrosio era un aporreado labriego que vivió a principios del siglo XIX. Debido a que las faenas agrícolas no le marchaban perfectamente, el hombre decidió cambiar los útiles de labranza por una carabina y echarse al monte. En su nuevo oficio de bandolero y salteador de caminos tampoco consiguió fortuna. El aporreado caco echaba la culpa de sus desdenes a la carabina que portaba, ya que no infundía respeto.

811812813814815816817

No hay comentarios

Mandar un comentario