Que significa una orgasmica

Correo Cuando Terri Conley, psicóloga social, se puso a investigar sobre las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de tener sexo casual, se encontró con un mito en el que quiso profundizar: biológicamente, a las mujeres les gusta menos el sexo casual que a los hombres. SAVAGE X FENTY Esa especie de afirmación extendida, que lo que hace es idealizar la forma en la que las mujeres tienen relaciones sexuales en las que parece imprescindible un vínculo emocional, fue la que se encargó de desmitificarlo. Por si alguien tenía alguna duda, no, no hay nada en nuestro ADN que nos frene a la hora de tener sexo casual. Sí, nos gusta el sexo sin ataduras emocionales tanto como a los hombres, aunque, para todas aquellas heterosexuales, son ellos el problema que termina derivando en una falsa creencia. Y no lo digo yo, fue a la conclusión a la que llegó la psicóloga con su investigación. Tras una encuesta entre alumnos de diferentes universidades estadounidenses, averiguó que la principal razón por la que las mujeres evitan este tipo de sexo es porque, aunque afirmaban elegir en función de quién les parecía que podía ser buen amante, lo cierto es que ya tenían claro -antes de acostarse con él- que el sexo no iba a ser bueno. Por otro lado, los hombres que fueron encuestados, llegaron a contestar -si se trataba de un rollo de una noche- que su acompañante llegara al orgasmo no era algo que les preocupara.

Infórmate primero

Ya muchos lo consideren imposible, entendiendo la homosexualidad tal y como es definida por la Real Academia de la Lengua Española RAE , es largar, como la inclinación erótica hacia individuos del mismo sexo, hay quien sostiene que ni mucho menos lo es. Esto es lo que reivindica un colectivo, apoyado por la ciencia. Es tras esta investigación cuando se ha acuñado el término Bud Sex en español, sexo entre colegas.

Comentarios recientes

Toma nota y a sorprenderlo. Le va a encantar. Por RevistaFucsia.

2. La importancia de ponerse a tono

Ilustraciones por Alejandro Mendoza. Existe la dictamen generalizada de que los hombres únicamente piensan en sexo y que cogen sin discriminar, a lo güey. Es una escena que le encanta a los guionistas de series de televisión: hombres calientes persiguiendo a chicas indispuestas. Es patético. Así como nos preocupamos por darle voz a las mujeres cuando se trata de lo que no soportan que los hombres hagan en la camasería muy injusto aspirant que el sexo femenino es acrisolado. Las mujeres también tienen costumbres que hacen encabronar a los hombres; como tratar sus testículos con brusquedad o tirarse en la cama como una estrella de mar deprimida —sin abarquillar siquiera la espalda— esperando a que todo pase. Darío, Pascual, 36 abriles.

65666768697071

No hay comentarios

Mandar un comentario